Irreflexiones...

La irreflexión es una inconsciencia, un acto reflejo, una efímera emoción... es no pensar, sólo sentir, sólo expresar sin compromiso con la verdad o la razón.. Es espontánea, repentina y volátil sabiduría -y cuyo sinónimo es ignorancia- que surge en un segundo para luego impunemente desaparecer, sin detenerse a observar los estragos que provoca...

domingo, 14 de febrero de 2010

Espejismos

Cuando llegué a Cancún recuperé un privilegio de mi niñez que en mi terruño había perdido: mirar al cielo... Como si hubiera sido ayer, recuerdo con claridad los días en que, recostado en el pasto miraba y miraba, preguntándome qué tan alto habría que subir para tocar lo azul... Invariablemente el paso de las nubes arrebataba mis pensamientos, sorprendiéndome con su inagotable contenido de tigres, elefantes, rostros, duendes y dragones que se devoraban unos a otros o se transformaban en seres diferentes a cada instante...


Fue en aquella misma infancia que vi por primera vez el mar. Su aparente inmensidad me impresionó, miraba hacia el horizonte creyendo ciegamente que ahí cielo y mar se revolvían, sin saber que era como el tesoro al final del arcoiris: nunca se alcanza... no dejó de intrigarme el hecho de que en la playa el agua no era azul, como a lo lejos se miraba... Así me pasaba con el arco iris, con los atardeceres cobrizos y con el azul casi negro del cielo nocturno salpicado de luciérnagas: nunca estaba cerca los colores.

El transcurso del tiempo fue disminuyendo mi capacidad de asombro... La información que vamos recibiendo a medida que crecemos nos va inclinando hacia la razón, el sentido común, el pensamiento lógico y científico... poco a poco fui sabiendo que no era cierto lo que mis ojos lo veían: no hay tal azul en el cielo ni en el mar, no existe el arco iris, y las nubes no contienen blanco o gris o negro, mucho menos todo ese montón de fieras y figuras.. todo es aire...


Pero así como existen Dios y el amor y aunque no los vemos no podemos negarlos, muy dentro de mi esa misma fe me hace esperar el día en que pueda atesorar un pedacito de cielo azul, un charquito de mar turquesa, un minuto de atardecer, una rebanadita de arco iris...

1 comentario:

  1. Me he perdido por tu blog. Y además he intentado modificar la plantilla del mío, pero he sido incapaz de hacerlo. No he acertado. Saludos.

    ResponderEliminar