Irreflexiones...

La irreflexión es una inconsciencia, un acto reflejo, una efímera emoción... es no pensar, sólo sentir, sólo expresar sin compromiso con la verdad o la razón.. Es espontánea, repentina y volátil sabiduría -y cuyo sinónimo es ignorancia- que surge en un segundo para luego impunemente desaparecer, sin detenerse a observar los estragos que provoca...

miércoles, 27 de enero de 2010

¿Qué sigue?

Ésta irreflexión la escribí hace tiempo para alguien muy especial, una mujer de acero con alma de gaviota y corazón de león. No conozco a nadie más frágil... y más valiente...

Porque se necesitan calzones para enfrentar cada día la guerra cuando se han perdido tantas batallas... mucho valor hace falta para renunciar a lo que se ama, incluso a uno mismo... y ella lo hizo.

Mami, no importa que cielos vueles, llevas contigo mi pensamiento, mi admiración y mi cariño..

Ese día llegará... tal vez de forma grotesca, tal vez trágicamente... Pudiera sorprendernos luchando, o con los brazos caídos, pudiera encontrarnos en nuestro lecho, o caminando.. o en una sala de operaciones... Inexorablemente, llegará. Y entonces todos los miedos serán en vano, desaparecerán al fin. El corazón se negará a seguir latiendo... Y luego... que sigue?

Quizás descubriremos que la vida no era sino la cárcel del alma, o tal vez ya sin un cerebro que piense, sin un cuerpo que sienta, la energía de eso que llamamos espíritu se disipe y se pierda en el Universo.

Mis palabras nada cambiarán, lo que ha de suceder sucederá.. pero yo quisiera para mi, no un cielo que difícilmente mereceré, no quiero tampoco un infierno. Quiero perderme en la nada. Yo quisiera que en cuanto me llegue mi turno, en ese preciso momento la historia se cambie de modo tal que no quede rastro de mi sobre la faz de la tierra, ni en las mentes de quienes me aman y he amado... que nadie recuerde que alguna vez existí, que no haya una tumba en la cual me lloren.

Pienso en todo esto al recordar el dolor que me causó la partida de mi hija. Lo pienso con temor porque sé que muchos de los que amo partirán antes que yo. Lo pienso hoy por una mujer valiente a la que nunca he visto, de la que nada sé, salvo lo que ella me ha contado, y que sin embargo quiero y admiro profundamente. Porque es capaz de sonreir, a pesar de que la vida la ha ido quitando todo: primero a su hermana, luego a su Padre, luego a su hija, y finalmente, su salud... y ella aún sonríe, aún ama la vida, aún se ilusiona...

Por momentos siento ganas de reclamarle a Dios, por permitir que éstas cosas sucedan, por no ser tan generoso con todos sus hijos como lo ha sido conmigo, por irle negando a ella a cada paso la felicidad, por robársela, por querer arrebatarnos a esa mujer valiente sin darme ocasión de entregarle siquiera de mis manos una caricia, de mis labios un beso en la frente y un te quiero... En mis oraciones le pido para mi la oportunidad de mirarla, escucharla y verla sonreir, y para ella un poco de tanto que le ha quitado, al menos la salud.

5 comentarios:

  1. ¿Qué sigue..?
    Detener el tiempo quizás para poder suspirar el dolor, elevar al cielo los brazos en busca de fortaleza, caminar descalza desnudando los silencios, amar aquello que queda aún en el cielo de ella, amar con fuerzas esas pocas o muchas gotas de luz que le acarician el rostro y visten su alma de fuerza y lucha...

    Dos lágrimas, dos silencios, dos cariños, para ti querido Jorge y para ella, desde mi alma a la suya...

    Besos y como siempre, delicada irreflexión.

    ResponderEliminar
  2. Jorge ..es tan sentido y bello tu homenaje a la maravillosa mujer que te dió la vida ,que me has emocionado.Seguro que está allí arriba orgullosa de tí,no lo dudes.
    Mil besos.MJ

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Jorge B.!
    Un escrito, con sentimiento, con desilusión querida.
    Son momentos, quizás duros, quizás indeseables.
    Momentos de reflexión e irreflexión…

    Saludos de J.M. Ojeda
    P.D. Me gusto su blog.
    Queda invitado al mío.

    ResponderEliminar
  4. Mis pensamientos están contigo Jorge, así como con ella. Yo soy padre de dos hermosas mujeres, y valientes como tu dices, no se que pasaría si alguna de ellas faltara. No se..
    Gracias por tus palabras.

    Un saludo fraterno.

    ResponderEliminar
  5. Papito lindo!! puedo decirte que mi hermana esta contigo aunque ya no materiaizada; su espiritu y su amor se quedaron con nosotros. Te quiero y estoy orgullosa de tener un padre como TU. Con orgullo y la frente muy en alto llevo el apellido BRAUN.

    ResponderEliminar